Invertir en ciencia para el control nutricional de la obesidad

LA NUEVA FUNCIÓN DE LA LEPTINA EN LA LECHE MATERNA, PUEDE SER DECISIVA EN LA PREVENCIÓN DE MUCHOS CASOS DE OBESIDAD

Andreu_Palou_1

Andreu Palou, XXIII Premio DuPont de la Ciencia

El acto de entrega de la XXIII edición del Premio DuPont de la Ciencia al Doctor Andreu Palau, tendrá lugar este viernes, 14 de febrero, a las 19:30 horas en el Hotel Reconquista en la capital asturiana.

Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de las Islas Baleares y director del Laboratorio general de Biología Molecular, Nutrición y Biotecnología (LBNB) de la misma Universidad, comparte con nosotros sus experiencias que le han hecho merecedor de este galardón.

 

Nutrición y salud, dos ámbitos claramente entendibles por la sociedad, pero… ¿podría hacernos igual de comprensibles sus investigaciones en estos campos?

Desde hace casi 30 años en la Universidad de las Islas Baleares nos ha interesado, desde una óptica bioquímica o molecular, la obesidad y alteraciones metabólicas asociadas, es decir, el problema nutricional más importante y uno de los principales problemas de salud y con más impacto económico y social. Y desde hace 5 años mi grupo forma parte del Centro de Investigación Biomédica en Red sobre Obesidad y Nutrición (CIBERobn), lo que ha propiciado nuevos retos y fortalecer colaboraciones. Tenemos 3 objetivos principales: la termogénesis y los (posibles) alimentos termogénicos, es decir, los agentes o factores que nos podrían facilitar estrategias o tratamientos para poder perder como calor el exceso de energía de los alimentos que ingerimos, en lugar de acumular este excedente energético como grasa; los biomarcadores ómicos o nutrigenómicos (basados en las nuevas tecnologías postgenómicas aplicadas a la alimentación, la nutrigenómica), para poder predecir posibles alteraciones de nuestra salud mucho antes que lo que es posible ahora; y la prevención de la obesidad y sus complicaciones de salud.

En relación a este último objetivo hemos tenido la suerte de descubrir una nueva función de la leptina en la alimentación del lactante, que protege del desarrollo de obesidad en edades posteriores. Según nuestros estudios la leptina pasaría a considerarse un nutriente esencial para los niños lactantes. Me explico, se sabía que la lactancia materna o natural, comparada con la lactancia artificial (con leches de formula o sustitutas), protege frente al desarrollo de obesidad y otras enfermedades que pueden aparecer a lo largo de la vida, sobretodo en la edad adulta, pero no se sabía qué componente concreto de la leche materna era el principal responsable de este efecto protector, tan beneficioso. Nosotros pudimos descubrir que era la leptina, una proteína que está presente en la leche materna y no está en las leches sustitutas o de formula.

Comprobar esta hipótesis fue complicado, pues los experimentos suponía nañadir leptina a la alimentación de las ratitas lactantes y tener que esperar cinco o seis meses para ver si las ratas que habían tomado leptina durante la lactancia se habían vuelto más resistentes a desarrollar obesidad y sus complicaciones metabólicas. Un detalle, cuando ya habíamos probado numerosos diseños experimentales sin éxito y estábamos casi a punto de desistir, la Dra. Catalina Picó propuso probar una vez más con un diseño de lo más simple. Y funcionó. Después hemos iniciado estudios mecanísticos y actualmente investigamos biomarcadores que nos permitan predecir (e indicar estrategias correctoras)la tendencia a desarrollar obesidad en etapas muy tempranas de la vida que es cuando se gestan muchas de las obesidades (quizás un 20-25%) que aparecen en la edad adulta.

Poner en valor los avances científicos es un reto, ¿cómo lo consigue?

Creo que con suerte y obstinación y sobre todo gracias a los amigos y colaboradores de mi grupo de investigación; sin estos buenos compañeros de viaje no puedo hacer nada. Se trata de aportar aspectos complementarios unos de otros; todavía es una empresa muy pequeña. En mi caso, las experiencias en el comité científico europeo de Alimentación de la UE y en la EFSA (Autoridad Europea en Seguridad Alimentaria) me ayudaron a aprender (porque tenía que evaluar propuestas) desde otras perspectivas; incluyendo lo difícil que es un avance innovador, competitivo, basado en el conocimiento, si no se parte de una labor científica y técnica de calidad. Esto es lo básico que hay que cuidar. Por otra parte, más que las ideas, mi admiración y lo realmente meritorio es para quien consigue ponerlas en práctica. Esto creo que vale tanto para la investigación científica como para sus aplicaciones.

La nueva ley de la Ciencia nos ha abierto bastante camino, hemos tenido que superar burocracias, dilaciones e incertidumbres, ya que en este marco, Alimentómica ha sido la primera EBT (Empresa de Base Tecnológica) de la Universidad de las Islas Baleares. Pero ahora ya existe un embrión de nuevos horizontes y está casi todo por hacer. Personalmente creo que este tipo de empresas son una parte fundamental de la universidad del futuro, es una plataforma ideal para lo que llamamos desarrollo económico basado en el conocimiento; se trata de intentar crear y aplicar conocimiento y, a la vez, servicios y productos que supongan mejoras, que solucionen problemas o generen su propia demanda, en definitiva que tengan valor y que alguien sea capaz de comercializarlo.

Así, las principales aplicaciones del nuevo conocimiento sobre la leptina son, por lo menos, dos. Por un lado, desarrollar estrategias (nutricionales y de otro tipo) para optimizar la cantidad de leptina de la propia leche materna, a veces insuficiente, quizás afectada por factores nutricionales, estrés, etc., que desconocemos. Por otro lado, el desarrollo de leches de fórmula que contengan leptina para la alimentación del lactante cuando no pueda tomar lactancia materna.

Alimentómica tiene a la leptina y aspectos relacionados, como eje fundamental pero no sólo. En estos momentos, el principal activo que transferimos a empresas, multinacionales principalmente, es el conocimiento de los dos principales desarrollos/oportunidades que mueven la alimentación-salud en el marco europeo: los nuevos alimentos (Novel Foods) y las declaraciones de salud (Health Claims). Lo conocemos a fondo desde la experiencia adquirida en Europa (EFSA) en la década anterior. Por otro lado, hemos desarrollado ensayos nutrigenéticos, incluido un test nutrigenético (Metigentity) para uso de profesionales en el control de la obesidad y, de momento también, su explotación en plan piloto es en el ámbito internacional.

Según su propia experiencia con Alimentómica, ¿cree que sería necesario concienciar a los investigadores en la creación de spin off para que los resultados traspasaran las barreras de los laboratorios y llegaran a la sociedad?

Más que concienciar a los científicos, conviene ayudarlos, reducir las trabas e incertidumbres, que dispongan de caminos claramente abiertos y de la flexibilidad necesaria. También ayudaría que en las instituciones tengan directrices claras de primar cada vez más la eficacia y los resultados intelectuales, la creación y transferencia de conocimiento.

Está claro que necesitamos más inversión en investigación, más aún con la actual crisis económica y, desde luego, las publicaciones científicas, las buenas, son esenciales. Pero lo que necesitamos aún más es más I+D (Investigación +Desarrollo) en lugar de sólo I+P (Investigación + Publicaciones). En España, Lo que ya sabemos hacer es I+P ; el mayor déficit lo seguimos teniendo en I+D y en la escasa recogida de beneficios. En la década anterior se hizo una inversión pública considerable en investigación pero ahora, además de no descuidar lo conseguido, hay que poner atención en como rentabilizarla y en activar la I+D en las iniciativas empresariales.

La esencia de las empresas denominadas de base tecnológica es que se construyan a partir de la transferencia de patentes o de conocimientos que necesiten que el científico promotor las siga elaborando, con participación y beneficios razonables para la Universidad, hasta su consolidación; y sin que los grupos de I+D tengan que renunciar a seguir progresando en su labor científica institucional. En este sentido, la ley de la Ciencia ha abierto el camino pero falta una reestructuración profunda de las universidades, especialmente de su gobernanza, con un control de su funcionamiento por objetivos y cuenta de resultados.

Vivimos en un mundo personalizado gracias a constantes innovaciones, ¿podría mencionarnos alguna relevante relacionada con la salud que le haya llamado la atención últimamente?

Lo que más me llama la atención es este comienzo de lo que podríamos llamar la era de la medicina y salud personalizadas, basada en el desarrollo y aplicación de las nuevas tecnologías ómicas o post-genómicas, que abre la puerta a una auténtica revolución de los diagnósticos y los tratamientos y que se planteará en constante progresión y con la prevención en primer plano. Son valores reales y no meras burbujas. En paralelo a la revolución médica y en el mismo campo de la salud, está la nutrigenómica que, en esencia, comparte los mismos principios.

• En Europa, en los próximos años ¿hacia dónde se orientan las investigaciones en torno a la nutrición y a la salud?

En el centro están los interrogantes relativos a las enfermedades crónicas y su relación con la dieta, que ya son los principales problemas de salud hoy en día, tales como la obesidad y el síndrome metabólico, diabetes, enfermedades cardiovasculares, cáncer, salud musculo-esquelética, alergias, reacciones adversas digestivas y procesos inflamatorios relacionados con los alimentos así como, en general, el mantenimiento de todas las funciones que tienden a deteriorarse con la edad, incluidos las relacionadas con las articulaciones o las funciones cognitivas.

Por otro lado, más en el ámbito de las empresas, la investigación se orientará a los alimentos potencialmente funcionales, sus propiedades saludables asociadas al bienestar, a funciones fisiológicas que ambicionamos mantener, y a los problemas de salud mencionados. El desarrollo de tecnologías coligadas a la reformulación de productos que, por ejemplo, permita reducir ciertos componentes como la sal, la grasa saturada, y adentrarse en más aplicaciones de la biotecnología para la mejora de la calidad de los alimentos ya desde el sector primario, incluyendo la ingeniería genética. Son muy relevantes también los retos de investigación molecular sobre los aspectos determinantes del estilo de vida, especialmente el ejercicio físico, los hábitos y comportamientos, los determinantes de una u otra elección y de consumo, etc. Y todos estos campos con la consideración de factores genéticos y epigenéticos (la consideración individualizada) en primer plano.

• Como experto en la materia, ¿qué opinión le merece la situación de malnutrición infantil detectada en los entornos escolares?

Una tragedia, los daños pueden ser irrecuperables y no lo podemos consentir. Deberían identificarse los casos y corregirlos. Precisamente es el entorno en el que debiera enseñarse a comer y adquirir hábitos saludables, y es en la infancia cuando la alimentación es más determinante de los procesos de crecimiento y de estructuración de los sistemas que rigen las funciones y capacidades físicas y psíquicas del organismo.

Resulta además paradójico que la Nutrición sea la eterna olvidada en los programas formativos, a pesar de que su conocimiento es tan importante para la vida.

Para finalizar, una pregunta poco tecnológica pero creemos que muy educativa en relación a la polémica dieta cuyo autor ha copado los medios de comunicación en los últimos días, ¿es importante la buena elección de una dieta para la salud?

Una dieta continuada a base del 70-80% de proteínas es un disparate. El problema es que los efectos nocivos de estas dietas ‘milagrosas’ no son casi nunca evidentes a corto plazo y a simple vista, incluso puede parecer que satisfacen temporalmente ciertas ilusiones. Hoy en día, para perder peso saludablemente, debe seguirse una dieta variada y equilibrada, de menos kilocalorías, lo que puede suponer un porcentaje relativamente mayor de proteínas pero siempre dentro de márgenes aceptables, y perdiendo peso lentamente para minimizar el efecto rebote. Puede ayudar, si se conoce, una particular atención a las peculiaridades nutrigenómicas de cada uno, su capacidad de reconocer aromas o texturas, su especial sensibilidad a determinados nutrientes, su patrón comportamental, estilo de vida, etc., para recomendar un patrón de alimentación por parte de profesionales expertos en dietas y nutrición. Desconfiemos de los milagros, especialmente de las soluciones no publicadas y poco o nada contrastadas en revistas científicas prestigiadas.

Anuncios

Acerca de innovasturias
El Club Asturiano de la Innovación es una asociación sin ánimo de lucro de iniciativa empresarial, que se propone establecer un foro permanente de encuentro entre las Empresas, la Universidad y la Administración, con el objetivo de fomentar la Innovación Tecnológica. Las actuaciones del Club estarán orientadas a sensibilizar a las empresas de la importancia de la innovación tecnológica para poder ofrecer productos y servicios más competitivos en el mercado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: